El hambre de poder está por encima de la emergencia sanitaria para algunos políticos en Estados Unidos, y a 10 días de los comicios presidenciales, el coronavirus sigue campeando por las oficinas y pasillos de la Casa Blanca.

No importa, hay que seguir en campaña aún a riesgo de contagiarse o contagiar a los demás.

Está vez el brote del virus afecta a los asesores del vicepresidente Mike Pence, quien en lugar de tomar medidas preventivas como no viajar, hace exactamente lo contrario y sigue acudiendo a eventos de campaña.

La posibilidad de que Pence reduzca su presencia en actos de campaña a pesar de que varios miembros de su oficina fueron diagnosticados con Covid-19 es nula y pese a que está al frente del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra el coronavirus, su agenda de la campaña va por delante.

El jefe de despacho de la Casa Blanca Mark Meadow, dijo a la cadena CNN que no se puede frenar la pandemia “porque es un virus contagioso, como la influenza”.

Según el equipo de Pence, su prueba de diagnóstico del domingo fue negativa y se presentó en un evento de campaña en Kinston, Carolina del Norte.

En tanto, el presidente Donald Trump estuvo en un mitin en Nueva Hampshire y visitó un huerto en Levant, Maine, donde firmó autógrafos y le aseguró a un grupo de personas, en su mayoría sin mascarillas, que el 3 de noviembre llegaría una “ola roja”, refiriéndose al color del Partido Republicano.

El demócrata Joe Biden dijo en un comunicado, dijo que lo dicho por Meadows fue “una admisión sincera de lo que claramente ha sido la estrategia del presidente Donald Trump desde que comenzó la crisis”.

La Casa Blanca señaló que ningún miembro del personal que viajaba el domingo con Trump había estado cerca de los asesores en la oficina del vicepresidente que fueron diagnosticados con COVID-19.

Sin embargo, expertos de salud indicaron que la decisión de Pence de continuar con sus actos de campaña presenciales era una falta de sentido común.

Lawrence Gostin, experto de salud pública en la facultad de derecho de la Universidad Georgetown, dijo que la decisión de Pence de no ponerse en cuarentena viola las propias recomendaciones del grupo de trabajo que él encabeza. (AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here