Un informe del diario The Times, asegura, que Francia  quemó 1.600 millones de mascarillas protectoras antes de la epidemia de coronavirus, debido a que para as autoridades eran innecesarias.

El país europeo llegó a tener en un momento, el país disponía de mil  millones de mascarillas quirúrgicas y 714 millones de mascarillas FFP2 de alto rendimiento, que filtran el 94 % de las partículas, en preparación y en caso de epidemia de gripe porcina o SARS.

Sin embargo, cuando se descubrió que estas enfermedades eran menos mortales de lo que se pensaba, se optó por deshacerse de equipos de protección en reserva.

Según el diario, personal de una base militar en el este del país “estaba quemando obedientemente cientos de miles de mascarillas faciales”, mientras el coronavirus aparecía en pleno invierno.

Las incineraciones fueron parte de un programa de ahorro para agotar las existencias de 1.700 millones de mascarillas protectoras que habían alcanzado su punto máximo en 2011.

Cuando el brote de COVID-19 llegó a Francia, se descubrió que solo quedaban 117 millones de máscaras y las autoridades debieron buscar mascarillas en el mercado abierto, adquiriendo sólo  14 millones por semana cuando se necesitaban 40 millones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here