La armadora General Motors confirmó a medios de comunicación estadounidenses la suspensión temporal de la actividad en una planta de montaje de camionetas y otra de transmisiones en Silao, Guanajuato, debido a que como sucedió con la planta de motores, no hay forma de trabajar sin piezas.

Un vocero de la empresa señaló que “unos 6 mil empleados se verán afectados”, añadió, toda vez que la producción en las plantas de ensamblaje y fabricación de transmisiones de Silao fue interrumpida debido a una falta de piezas de repuesto ligada a la huelga de United Auto Workers, el principal sindicato de la industria automotriz estadounidense

Las que todavía operan pese al problema son las plantas de montaje de vehículos de General Motors en Ramos Arizpe y San Luis Potosi,.

Unos 50 mil trabajadores de la armadora norteamericana están en huelga desde hace 2 semanas para presionar por la firma de un nuevo convenio colectivo, reclamando alzas salariales y una mejor la situación de los empleados contratados.

El sindicato también pide que la empresa reactive 4 fábricas paralizadas en noviembre de 2018.

El último convenio concluyó el 15 de septiembre y la huelga estalló luego de que no avanzaran las negociaciones, primera en la compañía desde 2007

La suspensión de labores en 33 centros producción y 22 de distribución en Estados Unidos generan problemas en las operaciones de GM en México y Canadá, además de afectar a proveedores de la compañía, donde incluso han despedido trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here