El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó de “terror doméstico” las violentas protestas contra la Policía en la ciudad de Kenosha, el pasado 23 de agosto dónde el afroamericanos Jacob Blake fue baleado por la espalda, por un policía blanco.

Durante una mesa redonda sobre seguridad en esa comunidad de Wisconsin, el magnate en plena campaña electoral expresó que “estos no son actos de protestas pacíficas
Turbas violentas destruyeron o dañaron al menos 25 negocios, incendiaron edificios públicos y arrojaron ladrillos a los agentes de Policía”.

Trump ofreció que el Gobierno federal otorgará 42 millones de dólares para apoyar la seguridad pública y la aplicación de la ley en Wisconsin, y que habrá un millón de dólares para las fuerzas del orden de Kenosha.

Asimismo, 4 millones de ayuda irán a las empresas dañadas durante las protestas.

Agregó que “estoy comprometido con la reconstrucción de Kenosha, todos lo estamos. Proporcionaremos un millón de dólares a las fuerzas del orden de Kenosha, para que tengan algo de dinero extra para salir y hacer lo que tienen que hacer”.

Para Blake, quien quedará paralítico a raíz de la agresión policiaca, nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here