En el caso venezolano, el presidente norteamericano Donald Trump afirma que “estaba en desacuerdo con John Bolton en sus actitudes sobre Venezuela. Creo que se pasó bastante de la raya, y creo que se ha demostrado que yo tenía razón”.

 

Cuestionado al respecto, el mandatario habló del despido del halcón del Consejo de Seguridad Nacional y apuntó que una “política firme” hacia el país sudamericano,  respondiendo así a si podría modificar su postura hacia Venezuela ahora que Bolton ha dejado su cargo

 

“Venezuela está pasándolo realmente mal, y estamos tratando de ayudarles de una forma humanitaria”, afirmó Trump, quien dejó entrever que su prioridad es esa asistencia y no “aplastar al régimen terrible” del presidente venezolano, Nicolás Maduro, como quería Bolton.

 

Sin embargo, Trump no quiso responder a la pregunta de si está dispuesto a reunirse con Maduro, con el que podría coincidir este mes en la Asamblea General de la ONU.

 

El magnate insistió en que sigue trabajando “con Colombia y Brasil” para ayudar a los venezolanos, meses después de señalar a Bolton de querer meterlo “en una guerra” en Venezuela.

 

Trump se explayó al hablar del despido de Bolton, y precisó que “cometió algunos errores muy graves, como cuando habló del ‘modelo libio’ para Kim Jong-un. Ese comentario no fue bueno, y nos perjudicó. No culpo a Kim Jong-un por lo que dijo después de eso”.

 

Bolton aseguró en mayo pasado que la Casa Blanca quería seguir con Corea del Norte “el modelo de Libia”, en referencia al acuerdo que Washington firmó en 2003 con Trípoli para erradicar las armas libias de destrucción masiva, algo que irritó a Pyongyang y complicó los planes para la primera cumbre entre Trump y Kim.

 

Añadió que Bolton “no se estaba llevando bien con gente en la Administración” que él considera “muy importantes”, en aparente referencia al secretario de Estado, Mike Pompeo, con el que el mandatario mantiene una cercana relación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here