Los temores sobre la seguridad de la vacuna AstraZeneca contra el coronavirus a raíz de los casos de trombos detectados en algunas personas vacunadas, podrían ser la causa por la que la Universidad de Oxford, desarrolladora junto a dicha farmacéutica de la vacuna, decidió pausar ensayos con el suero en niños y adolescentes.

Esto hasta que dispongan de más evidencias sobre los posibles efectos secundarios de la vacuna.

De acuerdo con el diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’, la decisión de detener el ensayo pediátrico se tomó por precaución ante casos de trombosis en adultos vacunados de distintos países de Europa.

El estudio inició a mediados de febrero y tiene el objetivo de testar la vacuna en unos 200 niños y adolescentes de entre 6 y 17 años. Aunque, se asegura que hasta ahora no han detectado ningún problema significante en las pruebas, prefieren detener el estudio hasta que haya más información acerca de la posible relación entre la vacuna y los efectos de coágulos.

Esto se produjo esto el mismo día en el que el responsable de la estrategia de vacunas de la Agencia Europea de Medicamentos, Marco Cavaleri, afirmara en entrevista con un medio italiano que hay un vínculo “claro” entre la vacunación con AstraZeneca y los casos de trombos.

“Sin embargo, todavía no sabemos qué causa esta reacción”, señaló.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here