La corte de Melbourne en Australia, ha asestado otro duro golpe a la iglesia católica que todavía el domingo pasado discutía como combatir y prevenir la pederastia.

El cardenal australiano George Pell, considerado el número 3 de la jerarquía en el Vaticano, fue declarado culpable de agresión sexual a menores y de otros cuatro cargos de atentado al pudor contra 2 monaguillos que tenían 12 y 13 años en los años 1990, cuando se produjeron los hechos en la sacristía de la Catedral de San Patricio de Melbourne.

La condena al cardenal quedó pendiente y podría darse en la audiencia del miércoles.

El cardenal se retiró de sus labores en el Vaticano para defenderse, pero seguía apareciendo en el escalafón como responsable de la Secretaría de Economía de la Santa Sede.

Pell es ahora el jerarca de mayor rango en la Iglesia católica condenado en un caso de pederastia, pese a que en un principio había rechazado las acusaciones y el jurado no había llegado a un fallo unánime en el primer juicio celebrado en septiembre.

Sin embargo, el cardenal fue declarado culpable en un nuevo juicio el 11 de diciembre. El tribunal de Melbourne prohibió cualquier mención a este caso a la prensa  para proteger al jurado de un segundo juicio en el que el Pell sería juzgado por otros presuntos delitos.

Pero la acusación decidió renunciar a esta segunda serie de investigaciones, lo que condujo al levantamiento, este martes, del silencio mediático sobre el primer caso y a autorizar a los medios a anunciar el veredicto de culpabilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here