La japonesa Naomi Osaka hizo bueno el pronóstico, y remontó tras un pobre inicio para imponerse en 3 sets a Victoria Azarenka y conquistar su segundo campeonato del US Open y tercero de Grand Slam, con parciales de 1-6, 6-3, 6-3..

El primer set fue de pleno dominio de Azarenka ante una errática Naomi, a quien Victoria de plano aplastó rompiéndole el servicio par de ocasiones para ganarlo con un cómodo 6-1.

Sin cargo, la japonesa empezó a mejorar su juego y Azarenka no encontró la forma de liquidar la final en el segundo set, que perdió por 6-3, y ya no pudo recuperarse. Osaka jugó un tenis perfecto y se llevó el tercer set también por 6-3 para obtener el título del US Open del año del coronavirus

“Pensé que sería muy vergonzoso perder en menos de una hora”, expresó Naomi tras recibir el trofeo de campeona.

Osaka, nacida Japón con residencia en Estados Unidos desde muy joven , ganó a sus 22 años otro torneo de Grand Slam, trayendo a la mente de muchos su triunfo en el US Open de 2018 cuando derrotó a Serena Williams, y la victoria en el Abierto de Australia de 2019.

Al US Open le resta definir la final varonil y va llegando a su final con un balance positivo pese a que no se permitió el ingreso de público por la pandemia de coronavirus.

Un reducido grupo de personas que trabajaron en el certamen pudieron asistir, cosa que quitoy un poco de silencio al escenario.

La nipona entró al estadio principal de Flushing Meadows con cubrebocas negro con el nombre de Tamir Rice preso, joven negro de 12 años, muerto por la policía en Ohio en 2014. La jasiática llegó a Nueva York con 7 cubrebocas que llevaban los nombres de víctimas afroamericanas de la violencia.

Naomi usó una mascarilla distinta en cada partido, rindiendo honores a Breonna Taylor, Elijah McClain, Trayvon Martin, Ahmad Arbery, George Floyd y Philando Castile.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here