A un mes de las elecciones presidenciales en Bolivia, el temor de quienes gobiernan de facto el país ante un eventual triunfo del partido del exmandatario Evo Morales, ha llevado a la actual presidenta interina Jeanine Áñez a declinar su candidatura al tiempo que llamó a la unidad para enfrentar a la izquierda

Añez, de 53 años de edad dijo que decidió apartarse de una candidatura “para garantizar que haya un ganador que defienda la democracia” y con ello no vuelva a gobernar Morales, en los comicios del 18 de octubre

La presidenta de facto llamó a la unidad de los postulantes sin especificar a qué candidato apoyará, para vencer al Movimiento al Socialismo, partido de Morales, quien renunció al poder en 2019 luego de unas cuestionadas elecciones calificadas que lo llevaron al exilio en Argentina.

La gobernante declinó seguir en la carrera luego de  bajar a cuarto sitio en las preferencias del voto, según una encuesta de la Fundación Jubileo, asociada con la estatal Universidad Mayor de San Andrés, sondeo que da la ventaja al candidato del MAS, Luis Arce, quien obtuvo un 40%, seguido del expresidente Carlos Mesa, con 26,2% y en tercero el exlíder cívico Luis Fernando Camacho, con 14,4%.

“Lo que está en juego no es poca cosa: es la democracia en Bolivia… No es un sacrificio, es un honor. Lo hago para ayudar a la victoria para quienes no queremos que vuelva la dictadura”, agregó Añez.

Si en los comicios los resultados reflejaran las preferencias de los sondeos, no habría una segunda vuelta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here