La violencia contra los niños y adolescentes en México es un acto aceptado y que sigue ejerciéndose regularmente.

Un grupo de organismos de las Naciones Unidas pidió a las autoridades mexicanas que, según señalan los compromisos internacionales asumidos por el Estado, ajusten sus marcos normativos para prohibir el castigo corporal y humillante contra los menores.

La declaración emitida por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos destaca que los actos violentos contra los niños suponen una violación de sus garantías fundamentales.

En México, seis de cada diez menores de entre uno y 14 años han sufrido algún tipo de “disciplina violenta” en sus hogares, una acción que provoca graves consecuencias en su desarrollo. (Naciones Unidas).

Según datos de UNICEF, las probabilidades de alcanzar un desarrollo adecuado durante la niñez son 2,4 veces menores en los niños y adolescentes que padecieron castigos corporales rigurosos.

El Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño, respaldado por otras agencias, recomendó al Estado mexicano prohibir los castigos corporales y humillantes “en todos los entornos, en el nivel federal como estatal, y derogar de los códigos civiles federales y estatales el ‘derecho a corregir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here