El Gobierno español decretó este domingo el estado de alarma y toque de queda en el país, con excepción de las islas Canarias, para controlar el brote de coronavirus.

Durante un Consejo de Ministros extraordinario, el Ejecutivo que presidente Pedro Sánchez aprobo este mecanismo que le permite dar cobertura jurídica a las medidas necesarias para frenar la propagación de la COVID-19.

Aunque su validez inicial es de 2 semanas, la idea es que el Congreso lo prorrogue varios meses.

Los presidentes autonómicos tendrán un margen de una hora de atraso o adelanto en la aplicación del confinamiento nocturno o toque de queda.

En principio, tendrá lugar entre las once de la noche y las seis de mañana. Además se restringen las reuniones sociales y se prohíben los viajes entre comunidades autónomas salvo por causas justificadas.

Es la tercera vez desde que comenzó la democracia que el Gobierno recurre a esta medida extraordiaria. La última fue el pasado mes de marzo, aunque en esta ocasión no habrá un confinamiento absoluto.

El Ministerio de Sanidad señala que desde que comenzó la pandemia, un millón 46 mil 132 personas han dado positivo en los test y los muertos son 34 mil 752.

Sin embargo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estima que el número total de contagios puede rondar los 3 millones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here