En un comunicado, el arzobispado de México asegura que el brutal asesinato de la joven Ingrid y de la pequeña Fátima, así como las muertes de la bebé Karol y de Mayte Viridiana Aguilar, son crímenes que por su brutalidad les han dejado perplejos y llenado de dolor y tristeza.

Al tiempo que los obispos envían a papás, familiares, maestros y compañeros de las víctimas consuelo y fortaleza, cercanía y aliento, advierten que en este contexto de violencia, no son extrañas las protestas públicas, pues tan sólo a finales del 2019 se registraron 1006 víctimas de feminicidio.

Aseguran que ante esta realidad, levantan la voz para dar palabra al dolor y a todos los afectados, y que esta realidad nos hace enfrentar una auténtica emergencia educativa pues hemos perdido los referentes básicos de la convivencia humana: la verdad, la bondad y la belleza. En México tenemos una visión estrecha de la educación, pues suele reducirse al marco de la institución escolar, y sin negar su importancia, no es suficiente.

Los obispos reconocen la necesidad de una base educativa que implique la vida familiar. La indispensable instrucción sobre las ciencias, con la conciencia de que las disciplinas que se presentan en las escuelas, no pueden sustituir la educación que la familia puede dar.

Para los prelados, toda acción social, económica y política tienen que transformarse en eje del bienestar de la persona, antes que ideologías, discursos o estadísticas, y que todos somos corresponsables para resolver la crisis de humanidad que enfrentamos: la familia, la escuela, los medios de comunicación, las iglesias, entre otros.

Expresa que todos tenemos una responsabilidad en la misión de forjar una cultura de esperanza y de paz, y que todos los esfuerzos están invitados a sumarse a la responsabilidad del Estado en procurar la justicia y, con sus políticas públicas, respaldar la cultura de la esperanza y la paz.

Finalmente, llaman a los creyentes y personas de buena voluntad para poner lo que está en sus manos e impedir que crezca y se extienda más la violencia, invitando especialmente a todos a respetar a las mujeres y reconocer el derecho que ellas tienen de promover su dignidad, garantizando su libertad e integridad en la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here