Luego de las malas experiencias vividas por el francés Gaël Monfils, que estuvo cerca de desmayarse en el segundo set de su partido contra el serbio Novak Djokovic en 2018 y del canadiense Frank Dancevic, que se desmayó en la pista, explicando haber tenido alucinaciones tras su partido del torneo 2014, los organizadores del abierto de Australia van a tomar medidas para el torneo de 2019.

El Open de tenis introducirá este año en la edición de enero próximo nuevas reglas contra el calor extremo, con una mejor medida del calor y con pausas para evitar desmayos.

El torneo adoptó una escala que incorpora temperatura y variables como la humedad y el viento. Si el calor alcanza el cuarto grado en esta escala de 5, los jueces podrán permitir una pausa de 10 minutos después de 2 sets en los partidos femeninos y después de tres en los enfrentamientos masculinos.

Si se llega al quinto grado, entonces los jueces podrían interrumpir el partido.

Carolyn Broderick, directora médica de la federación australiana, explicó que la escala fue diseñada para mostrar los límites de la capacidad del cuerpo de un deportista para refrescarse, dependiendo de su producción de sudor y de su temperatura corporal.

Precisó que “la escala integra los 4 factores climáticos: temperatura del aire, la potencia de los rayos de sol, la humedad y la velocidad del viento”. Además toma en cuenta la condición del tenista, si es niño, adulto, mujer. hombre, discapacitado, etc.

En anteriores ediciones el partido podía ser interrumpido o el techo cerrado si la temperatura sobrepasaba los 40 grados y el termómetro los 32,5 grados, según una medición de la temperatura del instituto meteorológico nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here