El preocupante aumento de casos de coronavirus que registra desde hace unas semanas España ha obligado a las autoridades ibéricas anunciar hoy un nuevo paquete de medidas para frenar el rebrote, y en convenio con los gobiernos regionales del país.

El anuncio lo hizo el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, quien dijo que habrá cierre de los locales de ocio nocturno y prohibición de fumar en la vía pública cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad entre las medidas aplicadas.

Será obligatorio el cierre de discotecas, salas de baile y bares de copas con y sin actuaciones musicales, mientras que, tocante al consumo de tabaco, se prohíbe fumar en la vía pública o espacios al aire libre cuando no se pueda mantener una distancia entre personas de al menos 2 metros. La limitación se incluye para distintos dispositivos de inhalación, como pipas de agua o asimilados.

El funcionario de sanidad dijo que “no hay un plazo establecido” para que las comunidades autónomas traspongan estas nuevas medidas a sus ordenamientos legales, pero aseguró que lo harán “en la máxima brevedad posible”, y que se llamó a las autoridades territoriales que pongan los medios a su disposición para hacer que se cumplan las medidas lo antes posible, ya que tienen carácter obligatorio “en todo el territorio nacional”.

Locales de hostelería y restauración tendrán que cumplir con la obligación de garantizar distancias mínimas de 1,5 metros tanto en el servicio en barra como entre las mesas. Se establece también un máximo de 10 personas por mesa y limitación horaria, ya que tendrán que cerrar a la 1:00 de la mañana, máximo, y no podrán admitir más clientes a partir de las 12 de la noche.

Residencias geriátricas y centros sociosanitarios quedarán sujetos a la obligación de realizar pruebas PCR a nuevos ingresos con carácter residencial con 72 horas de antelación como máximo. También habrá pruebas a empleados que regresen de vacaciones y permisos, y a nuevos trabajadores.

Las visitas a estos centros se limitarán a una sola persona por residente y duración máxima de una hora diaria. Habrá excepciones a la limitación temporal de las visitas en casos en los que el residente se halle en fase terminal de su vida.

Respecto a la organización y autorización de eventos y actividades multitudinarias, será obligatoria una evaluación del riesgo por la autoridad sanitaria correspondiente,

y el ministro Illa agregó que las medidas anunciadas hoy constituyen “el mínimo” acordado, y que no se descartan nuevas restricciones si la situación sanitaria lo requiriese.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here