Autoridades de Nueva York declararon estado de emergencia sanitaria ordenando la vacunación obligatoria contra el sarampión en algunos barrios de la ciudad en medio de un brote del virus.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que “no hay duda de que las vacunas son seguras, efectivas y salvan vidas. Urjo a todo el mundo, especialmente a aquellos en las áreas afectadas, que se inoculen para proteger a sus niños, familias y comunidades”.

De acuerdo con agencias de noticias, el brote habría surgido entre la comunidad judía ortodoxa de Williamsburg en Brooklyn.

La medida obliga a todas las personas no vacunadas que podrían haber estado expuestas al virus, incluidos niños a partir de 6 meses de edad, a vacunarse y habrá multa de 1.000 dólares a los que no cumplan la orden.

Los habitantes sin vacunar en Williamsburg tendrán que inmunizarse con la inoculación contra el sarampión para “proteger al resto de la comunidad y ayudar a reducir la epidemia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here