El diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo dejó finalmente la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, durante la sesión ordinaria en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

Luego de los dimes y diretes generados por su postura en torno a mantenerse en la silla, el experimentado político dijo que había escuchado con cuidado a las oradoras y oradores, y ante ello, reflexionado para anunciar su retiro de la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara baja.

Agradeció las alusiones a mi persona, y comentó que registró más de 100, “unas amables, otras críticas, algunas, las menos, injuriosas”. Todas reconocieron a su juicio su papel en la transición democrática “que hoy vengo a refrendar” y dijo que había tratado de ser riguroso, respetuoso y hasta puntual” en la conducción del órgano legislativo.

Muñoz ledo apuntó que “en virtud de que existe una laguna de la ley que no va a ser subsanada el día de hoy, se crea el peligro de una crisis constitucional; la solución política es propiciar los entendimientos para llegar a un acuerdo que nos permita transitar institucionalmente, por lo que se comprometió a promover y acompañar los diálogos parlamentarios que conduzcan a este fin.

Dijo que no será obstáculo para los entendimientos y garantizará la legalidad de un proceso a fin de evitar esa delicada crisis que se nos avecina.

Apuntó que lo realizado este año ha sido en favor de la transición y transformación democrática del Congreso, y que al legar al cargo, la opinión pública era contraria a la Cámara en 78% y sólo favorable en 12%; hoy es favorable en 48%por ciento.

Añadió que toda su vida ha pensado “que la principal virtud de un político es la congruencia, también que se puede tener el poder y no pasar a la historia, se puede pasar a la historia sin tener el poder”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here