Este fin de semana trascendió que la casa real británica no tiene proyectado celebrar al príncipe Andrés en su cumpleaños número 60, noticia que se produce días después de que la soberana lo despidiera de sus deberes reales luego del del escándalo del financiero Jeffrey Epstein, amigo del príncipe, y quien se habría suicidado tras ser acusado de de delitos sexuales.

Según el diario The Sunday Times, quien se basa en fuentes confiables y no identificadas, “Andrés tuvo una conversación madre-hijo, haciéndole saber que planeaba abordar la controversia, pero sin entrar en detalles” Mientras tanto, la especialista en la vida de la familia real británica Penny Junor asegura que el duque de York está acabado

Estas decisiones fueron tomadas por Isabel II después de que el príncipe Andrés diera una entrevista a la BBC, que, como resultó, no fue sancionada por adelantado por la reina. En su entrevista, Andrés negó categóricamente las afirmaciones de tener sexo forzado con Virginia Giuffre en Londres, Nueva York y en una isla privada del Caribe entre 1999 y 2002. El príncipe dio una serie de explicaciones de por qué su cuenta no era cierta. Sin embargo, sus palabras provocaron burlas en los periódicos y las redes sociales.

Andrés, conocido por ser el hijo favorito de Isabel II, ha estado bajo escrutinio por su amistad con Epstein durante varios años. Actualmente se está preparando para renunciar a todos sus compromisos de caridad en señal de que es poco probable que reanude sus deberes reales.

Ahora, octavo al trono, Andrés renunció como embajador comercial itinerante del Reino Unido en 2011 después de ser criticado por sus vínculos con Epstein.

A principios de esta semana, un abogado británico de alto rango advirtió que Andrés podría ser arrestado y detenido en Estados Unidos si cruza el Atlántico para hablar con el FBI.

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here