A diferencia del comienzo de la pandemia, ahora el COVID-19 está cobrando un precio más alto en los niños y jóvenes de las Américas, afirma Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud.

Señala que “más de medio millón de niños, niñas y adolescentes de nuestra región se han infectado y estas cifras siguen aumentando”.

Etienne dijo durante su conferencia de prensa habitual que, por ejemplo, en los datos de los últimos meses en Estados Unidos, los jóvenes de 20 a 29 años representaban la mayor cantidad de infecciones de COVID-19 respecto a otros grupos de edad.

“De hecho, representan más del 20% de los casos nuevos”, apuntó y agregó que muchos de ellos no saben que están infectados porque tienen síntomas leves o no presentan síntomas, recordando que “si bien muchos jóvenes no se enfermarán ni necesitarán una cama en la UCI, no son inmunes a desarrollar los efectos graves del COVID-19”,.

La directora de la OPS menciona que
“seguimos siendo el hogar de la mitad de todos los casos de COVID y más de la mitad de todas las muertes a nivel mundial”.

Brasil y Estados Unidos continúan siendo los impulsores de nuevos casos y el número de infectados está creciendo hasta en países que habían manejado los brotes de manera efectiva, como Cuba y Jamaica.

“De hecho, durante los últimos 60 días, once países y territorios del Caribe han pasado de una transmisión moderada a intensa, lo que es un acontecimiento preocupante cuando los países reabren el espacio aéreo”, afirmó Etienne.

Etienne resaltó que en Estados Unidos, que alberga más del 40% de los casos nuevos de la región, las poblaciones negras, hispanas y originarias tienen casi 3 veces más probabilidades de contraer COVID-19 que sus contrapartes blancas.

“En las áreas amazónicas de Colombia y Brasil, los pueblos indígenas tienen diez veces más probabilidades de contraer COVID-19 que otros grupos”, recalcó.

Añadió que a la OPS también le preocupan las poblaciones de migrantes y refugiados, que pueden estar cada vez más expuestas y en mayor riesgo a medida que buscan mejores oportunidades durante estos tiempos difíciles. Estos grupos siguen siendo especialmente vulnerables a la pandemia porque a menudo se encuentran al margen de nuestros sistemas de salud.

“A finales de esta semana, la OPS firmará un acuerdo histórico con la Organización Internacional para las Migraciones en el que nos comprometemos a trabajar juntos por la salud y el bienestar de nuestras poblaciones migrantes”, reveló.

Etienne aseveró que, a pesar del aumento de los casos, las tasas de enfermedad grave por COVID han disminuido en la región.

“Hoy en día hay menos personas hospitalizadas y menos que requieren cuidados intensivos, esto se debe en parte a nuestro conocimiento cada vez mayor de este virus y cómo manejar a los pacientes críticamente enfermos”, explicó.

Etienne señaló que se debe dar crédito al trabajo de los gobiernos de la región que actuaron rápidamente para expandir las redes de laboratorios, aumentar las camas de hospital y contratar y capacitar a los trabajadores de la salud.

“Le pido a las personas de todas las edades que sigan usando mascarillas y practiquen el distanciamiento social para protegerse y evitar exponer a los demás”, subrayó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here