Los avances contra la pandemia de Covid-19 podrían verse perjudicados por un mayor uso de estos elementos de protección.

Investigadores estadounidenses probaron que ni las caretas faciales ni las mascarillas N95 con válvula sirven para evitar la propagación del nuevo coronavirus, y advierten que su uso generalizado podría tener efectos adversos en los esfuerzos por frenar la expansión del Covid-19.

El estudio busca probar la poca utilidad de caretas y mascarillas con válvula, y fue realizado en un laboratorio por investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Informáticas de la Universidad Atlántica de Florida.

El trabajo fue publicado en la revista Physics of Fluids y paras hacer la demostración, los científicos emplearon iluminación con láser y una mezcla de agua destilada y glicerina para generar la niebla sintética que recreaba las gotas en aerosol que se exhalan al toser o estornudar.

Los resultados del estudio indican que aunque las caretas bloquean el avance inicial del chorro, las gotas expulsadas se mueven alrededor del visor con facilidad y se extienden según las condiciones ambientales.

Asimismo, simulaciones con mascarilla facial equipadas con válvula de exhalación mostraron que un gran número de gotitas sin filtrar atravesaba la mascarilla, reduciendo su eficacia como medio de control del virus.

Siddhartha Verma, autor principal y profesor del Departamento de Ingeniería Oceánica y Mecánica de la Universidad,, detalla que “estamos viendo una tendencia creciente a que las personas sustituyan las máscaras de tela o las quirúrgicas normales por pantallas de plástico transparente o mascarillas con válvulas de exhalación”.

Agrega que “sin embargo, las caretas tienen espacios notables a lo largo de la parte inferior y los lados, mientras que las mascarillas con válvulas restringen el flujo de aire cuando se inspira, pero permiten la salida libre de aire”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here