Fue el 3 de octubre de 1940 cuando nación Clotilde Acosta en la ciudad argentina de mar del Plata: el mundo la conocería gracias a sus habilidades artísticas con el sobrenombre de Nacha Guevara, es una cantante, bailarina, actriz y directora teatral argentina.

De muy joven estudió danza clásica y actuación y al paso de los años se convirtió en modelo y trabajó en el teatro en la segunda década de los años 60 cuando intentaba encontrar su camino. A diferencia de otros artistas que ingresaron al ambiente del espectáculo muy jóvenes por no decir adolescentes, Guevara lo hizo hasta los 28 años tras una breve etapa como actriz en teatro independiente y en pequeñas intervenciones cinematográficas.

Hacia 1969 llegó Anastasia Querida junto a su compañero Alberto Favero, músico de que compuso la Suite Trane en homenaje a John Coltrane y que la acompañaría durante su carrera. Estudió canto, y en tiempos de gobiernos dictatoriales en su país, Nacha tuvo su primer éxito con el recital  de Anastasia, gracias a la invitación de Roberto Villanueva, director del Instituto Di Tella..

El espectáculo, integrado con versiones libres de canciones de Brel, Vian,  Brassens, Gainsbourg, Lehrer, Violeta Parra, Gambaro, Julio Cortázar y Jorge de la Vega, cuestionaba instituciones y costumbres, escandalizando al público que acudía al «templo de la vanguardia argentina» dirigido por Jorge Romero Brest.

Con temas basados en la canción protesta argentina se integró un grupo de artistas que criticaban al régimen, y en 1970, la dictadura militar de Onganía clausuró el Instituto Di Tella. Nacha continuó con sus recitales de compromiso ideológico con canciones sobre poemas de Neruda, Goytisolo y Benedetti musicalizados por Favero, creando el álbum Canciones para mis hijos y un espectáculo en el teatro IFT con el nombre de Este año, utilizando textos propios y de Tom Lehrer, Juca Chávez, Nicolás Guillén y otros, satirizando el acontecer nacional y mundial.

En 1973 y 1974 en el remodelado Teatro Margarita Xirgu de Buenos Aires, Nacha  presentó Las mil y una Nachas donde cantaba 16 personajes, con coreografía de Lía Jelín y orquesta dirigida por Favero que participaba en algunos sketches. Esta revista musical mostraba la combinación de sus talentos de cantante, actriz y bailarina, obteniendo el premio «Estrella 1973» de los críticos del Informe del Espectáculo.

Se exilió de argentina en octubre del año 1974 y retornó meses después para crear en 1975 realizó una versión aumentada y modernizada de Las Mil y una Nachas en el nuevo complejo teatral Estrellas: antes del estreno estalló una bomba en el teatro, matando a un operario y dejando varios heridos. Simultáneamente, fue amenazada de muerte junto a otros artistas por la organización terrorista de derecha Triple A.

Abandonó el país con Favero y sus hijos, instalándose primero en Perú y luego en México, donde recibió el Premio Especial 1975 de la Unión de Críticos y Cronistas de Teatro. Recorrió continente iberoamericano con Nacha de noche y participó en el 2.º Festival Internacional de Teatro de São Paulo. En España estrenó en el Teatro Valle-Inclán de Madrid permaneciendo en cartel 9 meses.

Nacha se estableció en España en 1978, grabando discos y realizando giras con visitas periódicas a Nueva York donde el productor y director teatral Harold Prince que la introdujo al mercado estadounidense con presentaciones en Nueva York, Washington y Chicago.

En 1984 regresó a Argentina con el restablecimiento de la democracia. Con el disco  Aquí estoy, marcó su retorno re-editando y recopilando sus trabajos discográficos: los de Argentina de los años 60-70 y setenta y los de España en su primer disco argentino en 9 años. Asimismo, con su nuevo álbum de estudio, Los patitos feos, consigue uno de los éxitos más grandes de su carrera con clásicos como Fuimos los patitos feos, Mi ciudad, Vuelvo y Por qué cantamos.

En 1986, Nacha Guevara presentó en el Teatro Maipo otra visión de Eva Perón en un musical opuesto al Evita de Andrew Lloyd Weber (del que canta en recitales la canción No llores por mí, Argentina) firmado por Pedro Orgambide y con música de Favero.

Hizo cine como actriz en un papel secundario en Miss Mary de María Luisa Bemberg y en 1989 filmó Cuatro caras para Victoria de Oscar Barney Finn sobre la escritora Victoria Ocampo. En 1991 abordó su trabajo más cuestionado, Heavy Tango, que fusionó tango con otros ritmos, a dueto con Tita Merello.

Los últimos años de su trabajo artístico han estado dominados por montajes escénicos como el que presentó en España de enero a mayo de 2000, La vida en tiempo de tango. En 2002, presentó en el Teatro Calderón de Madrid 60 años no es nada, y en 2002 convirtió esta obra en libro, publicado por editorial Planeta en España, un éxito de ventas merecedor del Premio Júbilo. Ese año realizó el estreno mundial de Qué me van a hablar de amor, show musical que reúne canciones de amor de grandes autores, en el Festival Internacional de Teatro y Danza de Islas Canarias..

La pampera siguió activa y en 2003 volvió al Teatro El Nacional con Qué me van a hablar de amor, con el cual salió de gira por Argentina, Uruguay, México, Puerto Rico y Chile,  En 2004 interpretó en la telenovela Padre Coraje a una cantante lírica, En 2005 protagonizó la obra teatral de El Graduado junto a Felipe Colombo, En 2008 estrenó la obra Eva, el gran musical argentino en Buenos Aires y Teatro Argentino de La Plata, re elaboración del musical Eva de 1986, y en 2011, estrena un espectáculo en homenaje a Tita Merello donde la encarna.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here