Autoridades de Estados Unidos aseguraron que buscarán que sea tratado como caso de “terrorismo doméstico” y “delito de odio”. el tiroteo del sábado que dejó un saldo de 20 muertos en un centro comercial de El Paso en Texas.

John Bash, fiscal federal para el distrito oeste de Texas, expresó que “estamos tratando esto como un caso de terrorismo doméstico y vamos a hacer lo que hacemos a los terroristas en este país, que es ofrecer una justicia rápida y certera”,.

Por su parte, el fiscal del distrito Jaime Esparza, quien compareció junto a Bash, aseguró que “puedo decirles desde el principio que el cargo estatal es asesinato capital, entonces es elegible para la pena de muerte”.

Los investigadores habían apuntado a un posible vínculo del sospechoso de la masacre, Patrick Crusius, con un manifiesto publicado en internet en el que se critica “la invasión hispana de Texas”.

El asesino, de escasos 21 años, se encuentra detenido en la cárcel del condado de El Paso, en un estado que cuenta con pena de muerte, por lo que la sentencia podría derivar en la ejecución de Crusius.

Vecino del suburbio de Allen en Dallas, el joven se entregó a la policía luego del tiroteo en una tienda de Walmart que dejó un saldo de 20 muertos y 26 heridos, siendo vinculado con un manifiesto publicado en internet donde se cuestiona la “invasión hispana” a Texas

Verónica Escobar, representante de El Paso en el Congreso, dijo que “la narrativa del manifiesto está alimentada por el odio”. “Y está alimentada por racismo, intolerancia y división”, al tiempo que señaló que “El Paso ha sido históricamente una comunidad muy segura”, aseveró y agregó que “el atacante “es alguien que vino de fuera de nuestra comunidad para lastimarnos”.

El Paso tiene 680 mil habitantes, de los cuales 83% son de ascendencia hispana, colindante con la mexicana Ciudad Juárez, que cuenta con una población de 1,5 millones, y mantienen un intenso intercambio social y comercial, con sus vecinos estadounidenses

Crusius escribió que el ataque “es una respuesta a la invasión hispana de Texas” y aludió a los tiroteos en Christchurch, Nueva Zelanda, donde un hombre blanco mató a 51 fieles al abrir fuego dentro de una mezquita en marzo. Afirmó que estaba “defendiendo” a su país “del reemplazo cultural y étnico provocado por una invasión”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here