El Departamento de Policía de la ciudad de Phoenix, en el estado norteamericano de Arizona solicitó muestras de ADN a los empleados de sexo masculino del centro médico de Arizona en donde una mujer en estado vegetativo durante más de una década dio a luz el pasado mes de diciembre

La mujer se convirtió en madre el pasado 29 de diciembre ante la incredulidad del personal médico de la clínica Hacienda Healthcare, cuyos miembros aseguraron ignorar que se encontraba embarazada.

En un comunicado del nosocomio, se dice que la Policía presentó una orden para que se lleven a cabo pruebas de sangre y verificar si el agresor sexual se encuentra entre los miembros de la plantilla actual del hospital.

El centro médico había informado que tenía previsto tomar muestras de sangre a sus empleados, pero expertos legales aseguraron que no podían obligarles. Los análisis de sangre podrán hacerse gracias a la orden presentada por la Policía de Phoenix.

La clínica se encuentra en la mira de una investigación de agresión sexual lo que derivó en la renuncia del director ejecutivo de la institución, Bill Timmons.

Gary Orman, vicepresidente ejecutivo de la Junta de Directores de Hacienda Healthcare, dijo después de la renuncia de Timmons que no aceptará “nada menos que un informe completo” de esta situación “absolutamente horrible”.

La familia de la víctima, contrató a un abogado quien emitió un comunicado diciendo que la familia está “indignada, traumatizada y conmocionada por el abuso y la negligencia hacia su hija”, además de que informó que el bebé se encuentra con una familia amorosa y que será bien atendido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here