Por causas asociadas al embarazo, en el planeta mueren mil mujeres al día, según la Organización Mundial de la Salud, de las cuales 3 fallecen en México, a pesar de la disminución en el número de decesos registrados por esas causas.

Entre 2002 y 2006 ocurrieron en el país 6 mil 263 muertes por motivos vinculados a los embarazos, lo cual equivale a 3.4 decesos diarios; y entre 2007 y 2011, 5 mil 386:, es decir, 2.9 al día, afirmó Julio César Medina Arellano, académico de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, quien explicó que la mortalidad materna es el fallecimiento de una mujer durante el embarazo, el parto o posparto (42 días después).

Datos oficiales indican que en México, por cada 100 mil embarazadas con hijos nacidos vivos, ocurren 50 muertes maternas, y 63% de esas defunciones se concentran en los estados de Chiapas, Oaxaca, Estado de México, Veracruz y la Ciudad de México.

En 2018, se registraron 77 decesos en Chiapas, 73 en el Estado de México, 38 en Veracruz, 36 en Jalisco y 31 en Oaxaca”, detalló el universitario al dictar la Conferencia “Emergencia obstétrica”, en el Tercer seminario sobre Salud y Discapacidad de la ENTS.

El también titular de Trabajo Social del Hospital Materno Infantil “Guadalupe Victoria” en Atizapán de Zaragoza, afirmó que la mayoría de las defunciones y los riesgos de salud para la madre y el niño pueden ser prevenidos, detectados y tratados con éxito, si se aplican los procedimientos normados para la atención.

“En necesario reforzar el primer nivel (básico) de atención, insistir en la parte social de la atención médica y de las enfermedades. Como trabajadores sociales debemos ser más incidentes, tener voz, ahondar en la elaboración de expedientes con entrevistas e investigación”, subrayó.

Medina Arellano indicó que hay tres factores para que la atención a mujeres a punto de “dar a luz” no sea tan exitosa: la demora en la ayuda, la tardanza para llegar al lugar y el retraso para el abordaje médico.

“Por ello, el estudio social previo es fundamental, a fin de tener un trato personalizado, pues no es igual la atención que debe darse a una futura madre de 13 años de edad, a una 30 o 40”.

Es importante saber con anticipación el tiempo de desplazamiento del domicilio hacia el hospital, y considerar una emergencia obstétrica, resaltó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here