El expresidente egipcio Hosni Mubárak murió este martes en un hospital de El Cairo a la edad de 91 años, según informó la televisión estatal de Egipto aunque su familia todavía no ha publicado la declaración oficial.

El expresidente de Egipto llevaba cerca de un mes en una unidad de cuidados intensivos. Gobernó Egipto durante 30 años hasta que fue depuesto por la Revolución de enero de 2011.

Considerado un héroe en la guerra contra Israel en 1973, fue arrestado en abril de 2011, apenas 2 meses después de que abandonara su cargo, y condenado a cadena perpetua por conspirar presuntamente para asesinar a más de 800 manifestantes durante los 18 primeros días de la revuelta.

Meses después un tribunal de apelación declaró nulo el fallo y ordenó repetir el proceso.

El ex jefe de Estado permaneció en prisión y en hospitales militares hasta 2017, cuando lo pusieron en libertad tras un segundo juicio en el que le absolvieran de los cargos, y en medio de ese proceso fue condenado en 2015 a 3 años de cárcel, junto a sus 2 hijos, por desviar fondos públicos y usar el dinero para mejorar las propiedades familiares.

La gestión de Mubarak dejó huella considerable con un mandato de casi 3 décadas al frente de Egipto, luego del asesinato de su predecesor, Anwar Sadat en 1981 por un grupo islamista radical que le cobró así haber firmado la paz con Israel.

Mubarak mantuvo su apoyo a los acuerdos que firmó Sadat, lo que permitió a Egipto recuperar la península del Sinaí que Israel había ocupado en la guerra de 1967, y durante su gobierno, prefirió tener una relación sin problemas con el estado judío para tener entre otras cosas, ayuda económica de Estados Unidos.

Por otro lado, su mandato estuvo marcado por una fuerte represión y aunque en un principio dio amnistía a gran número de presos políticos, reprimió con gran dureza a las organizaciones islamistas radicales

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here