Científicos de las Universidades inglesas de Newcastle y Liverpool analizaron los efectos negativos en la salud de las personas que provocan periodos de inactividad, y los resultados publicados en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes en España confirmaron el supuesto.

28 hombres participaron en el estudio, 18 mujeres y 10 hombres con una edad media de 32 años, actividad física regular o que superaban los 10 mil pasos diarios. El grupo adoptó un estilo de vida más sedentario durante 2 semanas y después reanudaron sus rutinas durante 14 días.

La investigación fue dirigida por la doctora Kelly Bowden Davies, y analizó los datos de los participantes en 3 etapas: al iniciar el estudio, durante el periodo de descanso y al retomar sus actividades normales. Los resultados revelaron que 2 semanas de relativa inactividad fueron suficientes para perjudicar el organismo y reducir la función cardiovascular en un promedio del 1.8 %.

De acuerdo con los autores “en paralelo, la grasa corporal total, la circunferencia de la cintura, la grasa del hígado, la sensibilidad a la insulina y la aptitud cardiorrespiratoria se vieron negativamente afectadas por la reducción gradual de 14 días, pero volvieron a niveles de referencia comparables después de la reanudación de la actividad habitual”.

Bowden explica que pequeños cambios en la movilidad de las personas pueden marcar una diferencia en beneficio del organismo., pues “si bien las consecuencias negativas para la salud de reducir el conteo diario de pasos fueron profundas, fue alentador observar que la salud de la gente volvió a la normalidad cuando aumentaron sus pasos diarios”.

Los estudios sobre la relación del sedentarismo con un mayor riesgo de obesidad, resistencia a la insulina, diabetes y enfermedades cardiovasculares son abundantes.

La investigación destacó los graves efectos que provoca la inactividad incluso cuando esta se produce durante periodos cortos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here