El Papa Francisco celebró este domingo en Ciudad del Vaticano la misa del Domingo de Ramos, que conmemora la entrada de Jesucristo en Jerusalén y da inicio a la Semana Santa.

Por primera vez en la historia, esta ceremonia se llevó a cabo sin público debido a las restricciones impuestas por las autoridades a causa de la pandemia del covid-19, que ha matado unas 65 mil personas en todo el mundo.

En lugar de ello, el pontífice celebró misa ante sus asistentes, unos cuantos prelados, monjas y legos invitados, sentados en bancos y separados para reducir los riesgos de contagio.

Francisco bendijo las palmas tendidas que sostenían los asistentes y después cogió una, en un marco desolado y sin la presencia de los moles de fieles que acuden año con año a la Plaza de San Pedro.

Este Domingo de Ramos da inicio a la Semana Santa cristiana que culmina en Pascua, que este año es el 12 de abril.

Francisco oficiará las ceremonias sin público, cumpliendo con las medidas de cuarentena en Italia y el Vaticano para contener el contagio de COVID-19, la enfermedad que produce el virus. (ap/agencias)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here