La Organización Internacional para la Migración ha pedido este viernes mayor atención a las necesidades de los migrantes, toda vez que están en situación de vulnerabilidad, más aún ante las limitaciones a la movilidad generadas por la pandemia de coronavirus que dejado varados a 2,7 millones de migrantes en el mundo.

El director general del organismo de Naciones Unidas, Antonio Vitorino, dijo en la presentación de un informe sobre este asunto, que las cifras podrían ser mayores porque los datos con que se cuenta son de julio pasado.

Precisa que “la instauración de decenas de miles de medidas de restricción de movimientos, incluyendo cierre de fronteras y el confinamiento debido al Covid-19, exigen que los Estados colaboren con sus vecinos y con los países de origen de los migrantes para responder a sus necesidades y fragilidades”.

Casi la mitad de estos migrantes están ubicados en Oriente Medio y Magreb, donde rutas migratorias como las de Libia o Turquía y Grecia se han visto afectadas por las medidas de prevención sanitaria.

Más aún, destacan las cifras de Asia Pacífico con 976 mil personas, Europa Occidental con 202 mil y Latinoamérica y el Caribe 111 mil migrantes, de acuerdo con los datos aportados por la Organización Internacional para la Migración.

Asimismo, calcula que la pandemia supone la imposición de 91 mil medidas de restricción de movimientos a distintos niveles en todo el planeta, y agrega que los migrantes que quedan varados en estas circunstancias “corren un mayor riesgo de abuso y explotación”, y pueden ser fácil presa de mafias y traficantes.

Vitorino concluyó que “la violencia que hemos visto contra migrantes y otras comunidades vulnerables no tiene excusa. Es esencial criminalizar toda forma de discurso del odio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here