El Grand Palais de París alberga en estos días una exposición que explora el impacto cultural de la personalidad y obra de Michael Jackson en el arte plástico, desde los años 80 hasta nuestros días.

La exposición “Michael Jackson, On the Wall” en referencia al álbum “Of the Wall” de 1979,  reúne obras en torno a la figura y obra de Michael Jackson, realizadas por 50 artistas de todo el mundo, como Keith Haring, David Lachapelle o Jeff Koons, sin faltar, uno de los retratos más conocidos de Jackson: el de Andy Warhol.

Vanessa Desclaux, una de las curadoras de la muestra, explica que “el retrato que hizo Warhol en 1984 fue el detonador de algo nuevo en la historia del arte. En esa época,Warhol ya había realizado una serie de retratos muy conocidos y la revista Time le solicitó para la portada un retrato de Michael Jackson, en el mismo estilo del que había hecho con Marilyn Monroe. Así que este retrato fue en realidad el detonador para que Michael Jackson se convirtiera en un ícono del arte”.

La exposición sobre el rey del pop, que estará abierta hasta el próximo 14 de febrero, abre con un retrato ecuestre de Michael, pintado por el estadounidense Kehinde Wiley, seguido de obras con las diversas facetas del artista: desde sus años con “Los Jackson Five”, sus dotes de bailarín y su cambio físico y la mediatización de su figura.

Una de las secciones titulada “La máscara” se centra en la singularidad del rostro y la mirada de Jackson, puestos de relieve en la portada del disco “Dangerous”(1991), realizado por Mark Ryden por pedido del cantante.

La exposición permite descubrir un lado desconocido de Michael Jackson, como aficionado a la música clásica y de la ópera.

Es lo que exploraron los artistas François Chaignaud y Nino Laisné quienes representan a Jackson como un héroe romántico en un corto video lírico que cierra la exposición.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here