La reunión de alto nivel celebrada el lunes entre funcionarios de México y Estados Unidos para combatir el tráfico de armas desde territorio estadounidense a suelo mexicano, luego de que el Cártel de Sinaloa repeliera con éxito un operativo realizado por fuerzas federales en Culiacán el pasado jueves, derivó en un acuerdo de tener reuniones cada 15 días y sellar las fronteras de cada país.

El objetivo será evitar el flujo de armas desde Estados Unidos a México, luego de conocer el poder de fuego mostrado por el Cártel cuando decenas de sus miembros aparecieron el 17 de octubre en las calles de la capital de Sinaloa para liberar a Ovidio Guzmán López, hijo del “Chapo” Guzmán, detenido por fuerzas de seguridad mexicanas en un operativo mal diseñado y peor ejecutado.

La reunión entre funcionarios de los 2 países se realizó en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana en Ciudad de México y fue encabezado por el canciller Marcelo Ebrard; el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño; el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, y el secretario de Marina, José Rafael Ojeda.

Por Estados Unidos participaron el embajador estadounidense, Christopher Landau, así como funcionarios de la Oficina de Aduanas, de Protección Fronteriza, del Departamento de Estado y de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Ebrard consideró que tras la reunión “habrá un antes y un después” en la relación bilateral, precedida por una plática telefónica el pasado sábado entre los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Estados Unidos, Donald Trump.

Ambos consideraron tomar medidas para detener el tráfico de armas entre Estados Unidos y México, especialmente después de los incidentes en Culiacán, en donde el gobierno prefirió liberar a Ovidio Guzmán para evitar que la población civil resultara afectada en el enfrentamiento entre el Cártel de Sinaloa y las autoridades mexicanas tras el arresto del vástago del “Chapo”..

La parte norteamericana explicó en redes sociales que la estrategia de seguridad en la frontera de ambos países para controlar el flujo ilegal de armas que ingresa a México, se denominará “Frozen”, y apuntó vía Twitter que “se presentó el operativo Frozen bajo el Subgrupo de Armas del Grupo de Alto Nivel en Seguridad 🇲🇽🇺🇸, encabezado x Canciller @m_ebrard y Secretario @AlfonsoDurazo2..

El Tuit de la embajada estadounidense en México añadió que “El @USAmbMex Landau subrayó que hay voluntad política para enfrentar el reto compartido”.

Por su parte, y en un comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana informó que “las autoridades estadounidenses comprometieron el esfuerzo de su Gobierno para enfrentar de manera firme el tráfico de armas que opera de manera trasnacional y reiteraron su disposición de trabajar en planes de acción conjuntos y maximizar la eficacia de los esfuerzos a través de la inteligencia”.

Los principales puntos fronterizos a través de los cuales ingresan armas a México desde Estados Unidos se ubican en cruces de California, Arizona, Nuevo México y Texas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here