De acuerdo al reporte del Semáforo Delictivo, al cierre del 2020 la mayoría de los delitos bajaron, y mientras que el robo a casa se redujo 23%, el robo de vehículo bajó 22% y el robo a negocio 19%. Asimismo, las lesiones dolosas, provocadas en gran parte por riñas entre hombres jóvenes, disminuyeron 13% y la violación 5%.

Los descensos son extraordinarios y se deben principalmente según a la ONG al confinamiento por la pandemia. Más relevante es que algunos delitos de alto impacto, de crimen organizado, como secuestro y extorsión también bajaron. La extorsión disminuyó 9% y el secuestro 38%.

Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo, expresó que “son buenas noticias, sin duda, pero se deben a las consecuencias del confinamiento y la consecuente reducción de oportunidad para cometer delitos. No en todos los casos, si se revisan las gráficas, veremos que algunos delitos venían a la baja antes del confinamiento y eso habla bien de algunos estados y municipios”. 

Por otro lado, el confinamiento provocó un alza en la violencia familiar de 5%, y según Roel, “es importante entender que aunque las violaciones en general bajaron, se incrementó la violación a menores de edad. Esa violación se da en casa y los violadores suelen ser parientes cercanos como el tío o el padrastro, o conocidos y vecinos de la familia”. 

El feminicidio, una manifestación extrema de la violencia familiar, no tuvo incremento, pero se mantuvo en rojo todo el año. Bajó en abril y mayo al amarillo, pero al igual que la violencia familiar regresó a los rojos en el resto del año.

En el 2021 esta tendencia al alza en la violencia doméstica y la violación a menores de edad va a continuar, por lo que debemos estar alertas y fortalecer las campañas preventivas por medio del DIF, el Instituto de la Mujer, las áreas preventivas y por la sociedad en general.

El homicidio se mantuvo casi en rojo todo el año, con una baja de 2% y 34 mil 515 víctimas. Febrero, septiembre, noviembre y diciembre marcaron amarillo en el Semáforo Delictivo, ligeramente abajo de la media histórica; el resto de los meses fue en rojo.

México tiene una tasa de 28 homicidios por cada 100 mil habitantes, casi 5 veces superior a la tasa mundial de 6 homicidios por cada 100 mil habitantes, y Roel apunta que “debemos recordar que cerca del 80% de esos homicidios son ejecuciones de narcotráfico. Ese es el reto que el gobierno federal prometió resolver y que no ha logrado. Seguimos siendo uno de los países con peores resultados e imagen.

Los estados con tasas peores de homicidio son: Baja California con 73, Colima 72, Chihuahua 61, Guanajuato 57 y Zacatecas con 40. Los estados con las mejores tasas son Yucatán 2.4, Aguascalientes 5.5, Coahuila 6.4 y Baja California Sur con 7.7. Roel señala que “generalmente, donde tenemos mayores tasas de homicidio es donde existe una rivalidad entre mafias de drogas.

Los casos extremos son Yucatán con 58% de alza, Zacatecas 55%, San Luis Potosí 37%, Sonora 25%, Guanajuato 21% y Michoacán 20%. Aunque Yucatán tiene la tasa más baja de homicidios en el país, comparable a tasas europeas, tuvo el mayor aumento. Eso significa que ningún estado está exento del riesgo.

“Para este 2021 nos preocupa la reducción de presupuesto en seguridad a los gobiernos estatales y municipales, y la incapacidad de la administración federal para atacar la verdadera causa del homicidio…”igualmente, nos preocupa que la militarización de México va en aumento y se extiende no sólo a seguridad pública a muchas áreas administrativas”, añadió Roel

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here