El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este domingo  la convocatoria de nuevas elecciones generales, tras el informe de la Organización de Estados Americanos que recomienda la repetición de la primera ronda de los comicios celebrados el pasado 20 de octubre que le dieron como ganador..

La Organización de los Estados Americanos recomendó que Bolivia celebre otras elecciones, y dijo que era estadísticamente improbable que el presidente Evo Morales hubiera asegurado el margen de victoria de 10 puntos porcentuales para ganar directamente.

En un informe preliminar sobre la votación de los comicios del mes pasado, la organización asegura que el proceso electoral en ese país debe relizarse de nuevo, efectuándose “la primera ronda tan pronto existan nuevas condiciones que den nuevas garantías para su celebración, entre ellas, una nueva composición del órgano electoral”.

Asimismo,  el presidente  Morales condenó ante la comunidad internacional los actos violentos que fueron ejecutados contra las casas de dos gobernadores y la de su hermana.

Grupos irregulares incendiaron las casas de dos gobernadores situadas en los departamentos de Chuquisaca y Oruro y la de su hermana Esther Morales Ayma que se encuentra en Oruro.

Mientras tanto, las Fuerzas Armadas de Bolivia “nunca se enfrentarán con el pueblo”, declaró el comandante en jefe, Williams Kaliman Romero, durante una conferencia de prensa en medio de la tensión que se vive en el país.

“Siempre velaremos por la paz, convivencia entre hermanos y el desarrollo de nuestra patria”, aseguró en una conferencia de prensa desde La Paz.

Los militares bolivianos hacen un exhortó a solucionar el conflicto en el país antes de que “llegue a momentos irreversibles”.

Además, las Fuerzas Armadas de Bolivia publicaron un comunicado en el que señalan que la situación actual en Bolivia “debilita las estructuras nacionales, pone en riesgo el orden constitucional, la estabilidad y tranquilidad de Estado”.

Manifestantes opositores bolivianos tomaron los estudios principales de la radio y la televisión estatales, obligando a suspender los servicios informativos que estaban entonces concentrados en las protestas que demandan la renuncia del presidente Evo Morales, denunciaron ejecutivos y funcionarios de esas empresas.

La noche del sábado se confirmó también la renuncia del gobernador de Potosí, Juan Carlos Cejas, el alcalde de esa misma ciudad, William Cervantes, y el alcalde de Oruro, Saúl Aguilar. Los tres pertenecen al partido del presidente boliviano.

El Gobierno de México, por conducto de la Secretaria de Relaciones Exteriores, expresa su preocupación y sigue con detenimiento los sucesos acontecidos en Bolivia.

En un comunicado, la cancillería mexicana afirma que para México, la democracia es el único camino y sustituir dicho proceso por la fuerza y la violencia significa un retroceso.

Añade que el Gobierno de México exhorta al diálogo como lo ha planteado el presidente Evo Morales., y reafirma su apego a los principios constitucionales  de la no intervención y la solución pacífica de las controversias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here