El canciller Marcelo Ebrard acudió al Senado de la República y afirmó entre los muchos asuntos abordados, que una evidencia de la entrada a territorio mexicano de armas producidas en Estados Unidos es que la mayoría de los casquillos que se recolectaron en el lugar del crimen de los integrantes de las familias LeBarón y Langford son de procedencia estadunidense.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que el Gobierno de México entregó a Estados Unidos el registro de seis mil armas estadunidenses que entraron de manera ilegal al país.

Ante la cámara alta, el canciller aseguró que con esta acción ahora le tocará a la administración de Donald Trump abordar el tema del tráfico de armas ilegal entre ambos países.

Indicó que en el grupo de alto nivel en temas de seguridad entre ambos países ya se informó a los representantes del país del norte los lugares de venta y precios, entre otros datos.

En cuanto al Tratado comercial con estados Unidos y Canadá, detenido en las últimas semanas en la Unión Americana, el canciller informó  a los senadores sobre el viaje a Washington el jefe negociador del gobierno mexicano para T-MEC, Jesús Seade, para terminar la revisión que permita la implementación del acuerdo comercial entre los tres países.

Ebrard precisó que cualquier modificación al tratado que pretenda el Congreso de Estados Unidos sobre el texto original del T-MEC, debe ser autorizado, por el Senado mexicano forzosamente.

“Ha sido muy largo este proceso porque se ha hecho una negociación entre la Administración en Estados Unidos y su Congreso, en la cual México no es parte cotidiana; pero sí les hemos hecho saber que cualquier acuerdo que pueda afectar a México tendrá que ser sometido al Senado mexicano y tendrá que ser autorizado de manera previa al Ejecutivo”, dijo Ebrard.

En otro asunto, el canciller destacó la historia de cooperación internacional que ha desempeñado México y se refirió al Mecanismo de Montevideo creado para mediar en la crisis política de Venezuela, bajo el impulso del Gobierno de México y Uruguay, y sobre el asunto de Bolivia, habló del asilo brindado por el gobierno al depuesto presidente Evo Morales, e reiteró que lo ocurrido en Bolivia fue un golpe de Estado,

“porque a un presidente electo se le pidió, por parte de las fuerzas armadas, presentar su renuncia, eso es un golpe de Estado, su periodo terminaba en enero.

México ofreció, de acuerdo con su tradición y a sus principios, asilo al presidente Evo Morales”, añadió Ebrard.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here