En México se está viviendo “uno de los momentos más complejos y peligrosos” de la pandemia de COVID-19 con varias entidades federales que avanzan hacia el pico de la curva de casos, otras que ya se encuentran ahí, y algunas en las que el número de casos ha empezado a descender pero están muy cerca del pico, afirmó en rueda de prensa Christian Morales, representante de la Organización Panamericana de la Salud en el país.

“Entonces tenemos justamente una situación en donde el foco tiene que ser para la población respetar las medidas de sana distancia que dicta la semaforización en rojo que caracteriza a todas las entidades del Estado mexicano, y por supuesto, también del lado de las autoridades, de la autoridad de salud a nivel federal y a nivel estatal, hacer todos los esfuerzos posibles para salvar vidas”, explicó.

Por su parte, el doctor Jean-Marc Gabastou, asesor de emergencias de la OPS, precis que el sistema de semáforo que tiene implantado el país “es el adecuado porque es fidedigno de la situación en tiempo real y de las tendencias” de la enfermedad lo que ayuda en la toma de decisiones.

El país registracuenta más de 14 mil defunciones, mientras la región de las Américas es el epicentro mundial de la pandemia de COVID-19.

Subrayó que “es necesario que todos entendamos que una economía sana va a depender de la forma en cómo nos cuidemos”, mientras Gabastaou destacó la alta exposición de la población mexicana a factores de comorbilidad, entre ellas diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y cáncer.

El doctor Gabastaou expuso los últimos hallazgos de la Organización Mundial de la Salud sobre el comportamiento del virus, por ejemplo que puede durar en las superficies hasta 2 días promedio, aunque en ocasiones alcanza hasta, que no hay evidencia de si las personas infectadas pueden contraer de nuevo la enfermedad y que se desconoce si la inmunidad funciona a largo plazo

También recordó que la pruebas moleculares son las únicas que fiables, que las mascarillas quirúrgicas, o cubrebocas como se las conoce en México, de alta filtración como los N95 o Ffp2 son para los pacientes y personal médico que los atiende, mientras que las mascarillas de tela son para la población general y pueden ser reusables, pero hay que lavarlas diario y deben contar de 3 capas con condiciones de calidad que deben ser obligatorias para proveedores.

Gabastou destacó las medidas tempranas tomadas por México permiten que el sistema de salud del país siga siendo resiliente, pero el país tiene que mejorar.

“Al día de hoy, tácticamente 50 mil casos positivos han sido detectados en los laboratorios, pero no pueden ingresar al sistema porque no van acompañados de la información fundamental para la toma de decisiones que es la información clínica y epidemiológica”, dijo.

“Eso debe mejorarse. También debe mejorarse la capacidad o el derecho que tiene una persona de conocer el resultado (de una prueba) (…) Se debe aumentar la capacidad de diagnóstico (…) porque tenemos que detectar de manera inmediata la emergencia de cualquier persona sospechosa para evitar que está chispa local se transforme en un nuevo incendio y una emergencia de la enfermedad”.

“La sana distancia es la única manera de mitigar la transmisión y evitar la aparición de nuevos brotes y la reemergencia de la enfermedad”, insistió Gabastou. El reconfinamiento sería la última medida que se tomaría por las consecuencias sociales y económicas.

“Hasta ahora la respuesta de las autoridades es positiva”, estimó Morales. Las medidas tempranas han dado tiempo para avanzar en la reconversión hospitalaria, disponibilidad de insumos, formación del personal, pero “la capacidad del sistema de salud no es infinita y depende de nuestra actitud”.

Recordó que “hasta ahora no hay terapia que nos permita combatir de manera eficiente el COVID-19”, y la vacuna no va a circular para el público antes del año entrante.

Por eso “hay que continuar con sana distancia, el lavado de manos, y el uso de mascarillas”, insistió Cristián Morales antes de añadir: “Solo así vamos a contribuir a que no ocurra un colapso del sistema de salud”, aseveró.

También dijo que “es el momento de entender que no hay ningún grupo que está exento de contraer y fallecer de la enfermedad”. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here