El capitán José Martínez Crespo, es el primer militar detenido por presuntos nexos  con la desaparición de los  43 estudiantes de Ayotzinapa hace 6 años en Iguala, sin que se conozca su paradero.

De acuerdo con las autoridades, representantes de los familiares de los 43 ya fueron informados de la captura del militar, algo impensable en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

No sé tienen detalles sobre los cargos que enfrentaría Crespo, semanas después de que la Fiscalía informara de la emisión de 25 órdenes de detención contra presuntos implicados en  la desaparición de los estudiantes entre los que, por primera vez, hay policías federales y militares, quienes no habían sido involucrados en las pesquisas.

Se asegura que este militar  era uno de quienes estaba al mando en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014 cuando policías municipales capturaron a los estudiantes, con la participación de fuerzas de seguridad y delincuentes.

El gobierno anterior se negó cuántas veces fue necesario a las solicitudes de los expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para ingresar al Batallón ubicado en Iguala o a interrogar personal castrense, debido a que personal del Batallón fue ubicado en lugares clave  la noche del plagio y debían ser investigados.

El gobierno de Peña aseguró que los jóvenes fueron entregados al crimen organizado, que los asesinó e  incineró  en el basurero de  Cocula, y tiró los restos a un río, versión  descartada, en las nuevas investigaciones, porque la  prueba de cargo, el fragmento de un hueso de uno de los estudiantes encontrado en el río, fue un montaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here