El Gobierno de México denunció la existencia de un golpe de Estado contra el presidente Evo Morales en Bolivia y exigió respeto al orden constitucional en el país andino, dijo hoy  el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

Durante la conferencia de prensa manera en palacio nacional, el canciller dijo que “en primer lugar, señalamos que lo que ayer se produjo lo consideramos un golpe (…), el presidente Evo Morales resolvió presentar su renuncia para evitar una guerra civil, por consiguiente es un golpe, porque el Ejército pidió la renuncia del presidente y eso violenta el orden constitucional en ese país (…), la postura es reivindicar y demandar el respeto al orden constitucional”.

Ebrard anunció que el Gobierno de México solicitará una reunión urgente de la Organización de los Estados Americanos para la defensa de la democracia y las libertades en Bolivia, pues, dice, “a pesar de la gravedad de los acontecimientos, lo que hubo ayer, frente al pronunciamiento militar y las operaciones policiales, fue el silencio”.

El Gobierno mexicano advirtió que hará valer el derecho de asilo ofrecido a Morales, como un derecho internacional “que no solo lo ha promovido, sino lo ejercido en muy diferentes circunstancias históricas”, y Ebrard. apuntó que si “el primer y esencial artículo que fundó la OEA es la defensa de las libertades y la democracia, cómo entonces se puede guardar silencio ante acontecimientos de esta gravedad”.

Sobre la relación con Bolivia,  dijo que la administración de López Obrador está pendiente de qué tipo de Gobierno se configura, “porque no solo se dio la renuncia del presidente sino del vicepresidente, de ministros senadores, senadoras y diputados y diputadas”.

Añadió que “no existe una previsión constitucional para el caso de que el Ejército exija la renuncia del presidente en turno, se entró en un terreno no previsto en la Constitución y  hay una ruptura del orden constitucional, México por supuesto que no vería con buenos ojos ningún tipo de gobierno que no surja de un proceso electoral legítimo”.

Finalmente, dijo que en Bolivia viven alrededor de 10.000 mexicanos, para lo cual la instrucción para los diplomáticos de este país es “actuar diligentemente para protegerlos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here