Médicos de la Universidad estadounidense de Maryland lograron por primera vez en la historia poner a un paciente en animación suspendida, de acuerdo con un reporte del portal NewScient.

El procedimiento forma parte de un proyecto de investigación sobre técnicas de resucitación en personas gravemente heridas encabezado por el doctor Samuel Tisherman, quien compartió sus resultados en un simposio celebrado en la Academia de las Ciencias de Nueva York.

La publicación del estudio completo está prevista para finales de 2020 y se detalla que la técnica fue practicada en pacientes con heridas de gravedad producidas por una bala o arma blanca por ejemplo,  que perdieron más de la mitad de la sangre y que sufrieron un paro cardiaco al llegar al centro médico de la mencionada institución educativa.

Se trataba de casos en los que los médicos solamente tenían pocos minutos para operar y donde el porcentaje de supervivencia eran inferior al 5 %.

La animación suspendida se propone darles más tiempo a los doctores y para ello, el cuerpo del paciente es enfriado hasta los 10 – 15 grados centígrados mediante el remplazo de la sangre por una solución salina helada, logrando que la actividad cerebral se detenga casi por completo.

Luego, el cuerpo es desconectado de sistema de enfriamiento y llevado a la sala de operaciones, donde los médicos disponen 2 horas para tratar las heridas fatales, hasta que el paciente es sometido a otro procedimiento para calentar su organismo.

A temperatura normal, las células del cuerpo humano necesitan recibir oxígeno de manera ininterrumpida para poder producir energía.

Por ello, cuando el corazón deja de bombear la sangre y el cerebro no recibe oxígeno, este órgano vital solamente es capaz de sobrevivir por unos 5 minutos antes de sufrir cambios irreversibles en sus tejidos.

El procedimiento tuvo éxito en pruebas con animales grandes, en particular en cerdos con heridas graves, de modo que los médicos lograron mantenerlos en animación suspendida por 3 horas para luego tratarlos, suturarlos y resucitarlos.

El investigador no ha especificó cuántos de sus pacientes humanos tratados con esta técnica lograron sobrevivir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here