Medios locales en Lombardía dan cuenta del caso del director general del servicio de urgencias del hospital de Montichiari, en esa región italiana, quien fue arrestado y acusado de asesinar a 2 pacientes con coronavirus el pasado mes de marzo, cuando el desbordamiento de los casos de contagios colapsó centros médicos del país.

La Fiscalía lombarda afirma que el médico Carlo Mosca, supuestamente administró de manera intencional dosis letales de fármacos con efecto bloqueador neuromuscular a varios infectados con covid-19, poco después de su ingreso al hospital, y que no realizó la maniobra de intubación, lo que provocó un deterioro de la salud de los implicados y su muerte.

Entre las posibles víctimas del médico de 47 años de edad, se encuentran 2 residentes del municipio de Brescia, uno de 61 años y otro de 80, en tanto que las autoridades están investigando otras 3 muertes consideradas como anormales.

La jueza Angela Corvi sostuvo en la orden de arresto que Mosca tuvo “plena conciencia” y “voluntad de matar”, y que su motivo sería atribuible a su deseo de “liberar no solo las camas”, sino “recursos humanos, físicos y emocionales de los médicos, las enfermeras y los operadores de la sala de emergencias”.

Mosca fue acusado de doble homicidio voluntario agravado y de falsificación en acto público, por lo que ha sido suspendido de su cargo y está bajo arresto domiciliario a la espera de una audiencia judicial.

El médico negó las acusaciones, calificándolas como “alegatos infundados” y agregó que nunca habría administrado esos medicamentos y no quiso quitar la vida a los pacientes, sino salvarlos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here