La oficina de Estados Unidos que controla los alimentos y fármacos en el país anunció que  ha revocado su autorización para el uso de emergencia de medicamentos contra la malaria para el tratamiento de COVID-19.

La decisión fue tomada debido a las evidencias  evidencia de que no funcionan para el coronavirus y en cambio, podrían causar efectos secundarios letales.

De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos, las sustancias hidroxicloroquina y cloroquina probablemente no sean efectivas en el tratamiento del coronavirus, toda vez que  representan un mayor riesgo para los pacientes que cualquier beneficio.

Estos medicamentos también usados para combatir el lupus y la artritis reumatoide, pueden causar problemas cardíacos, bajar  la presión arterial y provocar daño muscular o nervioso.

El anuncio significa que los medicamentos, estarán disponibles para usos alternativos, por lo que los médicos estadounidenses aún podrían recetarlos para COVID-19, práctica conocida como prescripción no autorizada.

Un panel de expertos de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos revisó sus directrices para dejar de recomendar el uso de este medicamento contra COVID-19, excepto en estudios formales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here