Un equipo de expertos de la NASA empleó datos recopilados por un radar de apertura sintética, el ARIA, para elaborar un mapa luego de los 2 fuertes sismos y sus réplicas ocurridos la semana pasada en el estado de California, los cuales  han alterado la corteza terrestre.

El dispositivo orbital con sensores ofrece a los científicos imágenes de alta resolución. El dispositivo capta en detalle el paisaje en 2 y 3 dimensiones desde la altura de un satélite lanzado por la agencia espacial japonesa JAXA.

La comparación de aquellas imágenes que habían sido tomadas antes de los terremotos en 2018 con las obtenidas el pasado 8 de julio permitieron a los expertos mapear las modificaciones en el relieve en una escala de varios centímetros.

A continuación aplicaron diferentes colores para resaltar los desplazamientos, y cada color en la imagen resultante corresponde a 12 centímetros de elevación o hundimiento en el paisaje.

La NASA apunta en un comunicado que hay evidencia de grietas en algunas líneas que separan las franjas de distintos colores. Las áreas de ‘ruido’ pueden señalar aquellos lugares donde la superficie del suelo resultó más perturbada.

Expertos de los servicios geológicos federal y de California están utilizando este mapa de deformaciones en la superficie para evaluar los daños y mapear las fallas dejadas por la última serie de movimientos telúricos..

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here