El ensayo de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la farmacéutica europea AstraZeneca junto con la Universidad de Oxford sigue suspendido en Estados Unidos en tanto se dan resultados en la investigación de autoridades sanitarias norteamericanas respecto al efecto secundario detectado en un voluntario de Reino Unido, informa la agencia Reuters.

La farmacéutica informó el fin de semana sobre el reinicio de pruebas en Reino Unido, luego de que los reguladores nacionales completaran su revisión respecto a una “enfermedad potencialmente inexplicable” sufrida por un participante británico en la tercera fase de los ensayos con fármaco.

Aunque las pruebas se reanudaron en varios países, esto no sucedió en Estados Unidos donde la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense y un panel de seguridad investian el caso a profundidad.

Según informes, la inscripción de nuevos participantes y otros procedimientos para el ensayo en la Unión Americana se reprogramaron hasta mediados de semana y  no se sabe cuánto tiempo tomará la revisión de las autoridades estadounidenses.

La semana pasada, la OMS destacó que el revés de AstraZeneca es “una llamada de atención” sobre el hecho de que las investigaciones clínicas tienen altibajos, aunque llamaron a que la noticia no “cause desánimo”. Actualmente hay unos 190 laboratorios e instituciones en el mundo que se encuentran investigando y desarrollando vacunas contra el covid-19, de las cuales 35 se encuentran en la fase de ensayos clínicos en humanos.

Se cree que una mielitis transversa —una rara enfermedad neuronal que consiste en la inflación de ambos lados de una sección de la médula espinal— sería la responsable de que se hayan paralizado las pruebas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here