Las escuelas solo deben mantenerse cerradas como último recurso y en áreas con transmisión comunitaria intensa de la COVID-19, según recomendaciones actualizadas publicadas por varias agencias de la ONU.

La mitad de los estudiantes del mundo siguen sin poder acudir a la escuela. Millones aprenden remotamente pero datos de UNICEF muestran que 463 millones de niños no han tenido esta oportunidad.

El doctor Tedros Adhanon Gebreyesus, titular de la OMS, dijo que “no hay riesgo cero”, pero con las medidas adecuadas se puede mantener a los niños seguros.

Puntualizó que “dadas las devastadoras consecuencias para los niños, los jóvenes y la sociedad en su conjunto, la decisión de cerrar las escuelas debe ser un último recurso, temporal y sólo a nivel local en áreas con una transmisión intensa de COVID19”.

A su vez, Michael Ryan, director de emergencias de la OMS, destacó que la clave para mantener los centros educativos abiertos es controlar la transmisión en la comunidad.

Menciona que “hay que mantener la presión a este virus, hay que reducir la transmisión comunitaria para reducir el riesgo para los mayores y vulnerables y mantener un ambiente en que los niños puedan seguir en la escuela”.

“La única manera de hacerlo es si los adultos se separan lo suficiente para bajar la transmisión. Así que, ¿qué es más importante que los niños vuelvan a la escuela o tener los clubs y bares abiertos?, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here