Cuando una persona adopta una postura incorrecta al dormir no solo se priva de  un buen descanso, sino que con el tiempo puede dañar su columna vertebral causando enfermedades crónicas irreversibles.

Esto explica Chum, especialista en fisioterapia del Hospital de Rehabilitación en Pekín. Una noche de sueño con una posición incorrecta es capaz de anular todos los esfuerzos por mejorar el estado de la columna vertebral.

Para el experto, dormir adoptando malas posturas genera enfermedades dolorosas en diferentes zonas de la columna vertebral.

Una de las posiciones más dañinas para dormir es la de lado porque significa que la columna vertebral estará curvada mientras la persona duerme.

Liu resalta que “esta torsión causa presión entre los anillos fibrosos alrededor de los discos intervertebrales adyacentes. El aumento de la presión en el disco intervertebral hace que el núcleo pulposo sobresalga en cierta dirección, lo que provoca una hernia en el disco intervertebral lumbar”.

Con esta posición los músculos lumbares no logran relajarse y gradualmente pierden su elasticidad. Las consecuencias solo se ven con el tiempo cuando aparece el dolor a raíz de los cambios estructurales de la columna lumbar y un trastorno de articulación sacroilíaca, que se encuentra reforzada por ligamentos y tiene como función principal soportar el peso de la mitad superior del cuerpo.

Según el fisioterapeuta, dormir boca abajo también es dañino porque esta posición perjudica al cuello y la cabeza que se encuentran desplazados y los músculos están tensos. Con el tiempo esto causa espondilosis cervical, un desgaste de la columna vertebral en la parte del cuello. Además, esta postura puede causar dolores a la altura de la espalda baja.

El experto tampoco recomienda utilizar varias almohadas u objetos como apoyo para dormir porque solo lograríamos que la columna vertebral se coloque en diferentes grados de curvatura y podría causar un dolor en la espalda baja.

Para dormir sin dañar la columna vertebral, lo primero que recomienda el especialista es encontrar una almohada con la altura adecuada para que el cuello no se curve y luego optar por posiciones correctas que mantengan la columna en una posición correcta.

“Envuelve las 2 piernas alrededor de otra almohada y dobla las rodillas unos 130 grados para que la columna vertebral esté en una línea recta horizontal y los músculos puedan estar completamente relajados. Al acostarte de espaldas, pon la segunda almohada debajo de las rodillas, la cabeza debe estar alta y cómoda y el cuello completamente apoyado en la almohada”, explicó.

Estas posturas son las más relajantes para facilitar el sueño, aliviar la fatiga y relajar los músculos.

Para quienes les gusta dormir de lado doblando una pierna, se recomienda poner la segunda almohada bajo el brazo y una tercera bajo la pierna levantada, que no está en posición recta.

Los especialistas advirtieron que las personas con insuficiencia cardíaca grave y otras enfermedades cardíacas no deben dormir del lado izquierdo por las noches.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here