El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que no renunciará y se declaró abierto al diálogo y a la diplomacia, al tiempo que rechazó las acciones intervencionistas extranjeras que pretenden dar un golpe de Estado en su país e imponer un presidente.

Maduro ratificó la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos y anunció el cierre de su embajada en Washington y de todos sus consulados en territorio norteamericano.

Mientras tanto, trascendió además que Washington estaría retirando como medida de precaución, parte de su misión diplomática en Caracas.

Vladimir Padrino, ministro de Defensa de Venezuela, denunció este jueves  lo que  considera un golpe de Estado, y alertó al pueblo de Venezuela “que se está dando un golpe de Estado contra la institucionalidad de nuestra democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo”

Ante periodistas y acompañado por otros altos cargos militares, Padrino, habló en nombre de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y acusó a “factores desquiciados” de la oposición venezolana de querer “irrumpir de una manera violenta, esquizofrénica” al propiciar un gobierno de facto que, auguró, “no va a ser victorioso”.

Dijo que “es un asunto gravísimo y atenta contra el estado de derecho, contra la paz de todos los venezolanos, y tengo que alertar al pueblo de Venezuela de la alta peligrosidad que esto reviste, que esto significa para nuestra integridad, nuestra independencia y para nuestra soberanía nacional”.

El respaldo de la Fuerzas Armadas a a Maduro es “indefectible e inexorable”, aseguró Padrino, que agradeció a los gobiernos extranjeros que promueven el diálogo como salida a la crisis política y recriminó los “actos injerencistas” de los numerosos países que reconocieron a Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela.

No vamos a tolerar hechos vandálicos o terroristas”, agregó el ministro, antes de leer un comunicado de la Fuerzas Armadas Bolivarianas en el que se señala que “desde hace largo tiempo se viene fraguando un vulgar golpe de Estado contra el Gobierno legítimamente constituido (…) por parte de sectores de ultraderecha, auspiciados descaradamente por agentes imperiales”.

Por otro lado, el reconocimiento del jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente interino, no generó consenso en la OEA, donde 16 países apoyaron al opositor y otros como México, pidieron revisar el estatus jurídico del nombramiento.

En una reunión extraordinaria del Consejo Permanente para analizar la crisis en Venezuela, el secretario de estado norteamericano, Mike Pompeo, expresó que4 “ahora llegó la hora de que la OEA como institución haga lo mismo” y que “el tiempo de debatir se acabó” por lo que “el régimen del expresidente Nicolás Maduro es ilegítimo”.

El Departamento de Estado anunció que Estados Unidos prepara un paquete de ayuda de 20 millones de dólares para Venezuela para ser entregado “en cuanto sea posible logísticamente”, en respuesta a una petición hecha por la Asamblea Nacional presidida por Guaidó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here