Una manada de casi medio centenar de  ballenas piloto fue encontrada varada el lunes la zona de Farewell Spit,  playa ubicada  en la Isla Sur, y lamentablemente 21 cetaceos perdieron la vida.

Sin embargo, un grupo de voluntarios de Nueva Zelanda confían en salvar a las 28 ballenas que quedan de un encallamiento masivo tras haberlas reflotado el martes, por segunda ocasión en 2 días.

Los voluntarios lograron que volvieran a flotar en la marea alta el lunes por la tarde, pero durante la noche, las ballenas volvieron a quedar varadas en la playa y  los voluntarios las reflotaron nuevamente el martes.

Según Louisa Hawkes, portavoz del grupo de rescate de ballenas Project Jonah,  las ballenas se habían adentrado a aguas más profundas que en el primer intento, lo que les daba más esperanza.

La vocera de esta agrupación sin fines de lucro señaló que “han ido mucho más lejos que ayer y  somos cautelosamente optimistas de que no regresarán.

Agrego que Hawkes es común que las ballenas piloto vuelvan a encallarse una o 2 veces antes de que regresen al mar.

Dirigidos por Project Jonah y  guardabosques del Departamento de Conservación, los voluntarios empaparon a las ballenas con baldes de agua y evitaron que se recostaran para asegurarse de que no ejercieran demasiada presión en sus aletas.

Luego de reflotar a las ballenas, los voluntarios formaron cadenas humanas en el agua para tratar de evitar que volvieran a nadar a la costa.

Se estima que unos 200 voluntarios ayudaron a que las ballenas se mantuvieran saludables y en calma mientras estaban varadas hasta ser reflotadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here