Autoridades australianas reportan fuertes lluvias en el este de Australia que ayudan este fin de semana a extinguir buena parte de los incendios registrados en esa zona del país, pero las llamas siguen causando estragos en las regiones sur y el sureste, donde no ha llovido.

 

El servicio de bomberos de Nueva Gales del Sur informa que sigue lloviendo en algunas regiones donde había incendios, amén de que una baja en los termómetros ha ayudado a que los brigadistas se concentren en atacar focos de incendio activos.

 

De acuerdo con las autoridades, quedan 75 focos de fuego contra 100 que habíoa al iniciar la semana, pero mientras que en una parte del país no cae una gota de agua, en la otra comenzó a llover  tan fuerte que se teme que se trate de las precipitaciones más intensas de los últimos 10 años en la región.

 

Las lluvias cortaron caminos y provocó inundaciones, con ríos desbordados y deslizamientos de tierra.

 

Además de Nueva Gales del Sur, los estados de Victoria y Queensland también afrontan los aguaceros. Sin ermbargo,  2 importantes incendios en el sur de Nueva Gales del Sur y en Victoria siguen sin  ser controlados, aunque se anuncia que habrá lluvias en esa zona domingo y el lunes.

 

En la isla Canguro, las llamas han matado a buena parte de koalas, pájaros y ciertos marsupiales que viven en la zona.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here