La comunidad indígena guatemalteca de San Antonio Secortez dio el adiós a la niña Jakelin Caal, de escasos 7 años de edad y que murió por causas desconocidas en un hospital de Estados Unidos, luego de que ingresar ilegalmente al país junto a su padre y detenidos por la patrulla fronteriza.

Nely Caal cruzó ilegalmente la frontera junto con su hija por la zona desértica y fue arrestado el 6 de diciembre en Nuevo México junto con más de 150 personas. La menor empezó a registrar fiebre, vómitos y convulsiones, siendo atendida por socorristas de la patrulla fronteriza y trasladada a un hospital en la ciudad de El Paso, Texas, donde murió el 8 de diciembre.

No se tiene la causa oficial del deceso, pero según el diario The Washington Post , Jakelin murió por “deshidratación y shock”.

El cuerpo de la infortunada niña fue repatriado el pasado fin de semana a Ciudad de Guatemala y, trasladado la madrugada de este 24 de diciembre a la aldea donde ha sido objeto de honras fúnebres.

El pasado 30 de noviembre Nery Caal salió junto con su hija Jakelin rumbo a Estados Unidos en busca de trabajo, según su esposa y madre de la niña, Claudia Maquín.

Nery Caal y su hija no formaban parte de la caravana de miles de migrantes centroamericanos que llegaron a la frontera de México con Estados Unidos, éxodo que llevó al presidente Donald Trump a militarizar la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here