Este viernes 31 de enero de 2020 a las 23 horas tiempo de Londres, el Reino Unido abandonará oficialmente la Unión Europea, terminando así con una adhesión que data de enero de 1973 cuando los británicos ingresaron a la Comunidad Económica Europea

Más aún, tras la firma en 1992 el Tratado de Maastricht, se convirtió en miembro de la Unión Europea, aunque desde un princpio, Reino Unido procuró conservar su independencia en aspectos políticos y económicos de importancia. No participó en proyectos de integración como el Acuerdo de Schengen en 1995 sobre la supresión de controles en las fronteras interiores entre países comunitarios, y la introducción del euro en 1999.

El virus de la separación del bloque comunitario se remonta a 2011, cuando en medio de la crisis económica se acentuó en el país el descontento con la estancia en la Unión Europea y el diputado conservador David Nuttall planteó un referéndum sobre la permanencia del país en la comunidad,  petición firmada por más de 100 mil británicos. Los miembros del Parlamento se pronunciaron por mayoría absoluta en contra.

Después de 4 años, en noviembre de 2015, el primer ministro David Cameron, del Partido Conservador, anunció el inicio de la campaña por modificar las condiciones de la participación del Reino Unido en la Unión y envió al presidente del Consejo Europeo una carta en la que enumeró las exigencias de Londres, que tenían que ver con el control de la inmigración, la mejora de la competitividad, la consolidación de la soberanía británica y cambios en el ámbito monetario.

El 23 de junio de 2016,  Reino Unido celebró un referéndum sobre la salida británica de la Unión Europea, proceso conocido como Brexit, y 52% de los británicos votaron a favor de la salida ante 48% que lo hizo en contra, hecho que derivó además en la renuncia al día siguiente del primer ministro Cameron.

El 13 de julio de 2016, la conservadora Theresa May asumió el cargo de primera ministra y el 29 de marzo de 2017, Reino Unido notificó a Bruselas su retiro de la Unión Europea. May formó un nuevo Gobierno e inició planes para el Brexit. Para el 17 de enero de 2018, la Cámara de Comunes aprobó el proyecto y el 20 de junio, la Cámara de los Lores ratificó la versión gubernamental del proyecto de ley Brexit.

El 26 de junio, la reina Isabel II dio su visto bueno al documento y fue fijada la fecha del Brexit fue fijada para las 23 horas del 29 de marzo de 2019. Se suponía que después de la salida, comenzaría el período de transición, en donde las partes debían fijar parámetros de las futuras relaciones y que terminaría hacia fines de 2020.

Sin embargo, en primer semestre de 2019, el Parlamento británico rechazó en 4 ocasiones el acuerdo ya consensuado con la Unión Europea y los plazos de la salida se renovaron varias veces. El 10 de abril  las partes acordaron retrasar el Brexit al 31 de octubre, el 24 de mayo, después de varios intentos de hacer que los legisladores cambiaran de opinión, Theresa May renunció, dejando el cargo en Boris  Johnson, quien declaró que su país saldría de la UE con o sin acuerdo.

El Parlamento aprobó en septiembre una ley que obligaba al jefe de Gobierno solicitar el retraso del Brexit para después del 19 de octubre, si el texto del acuerdo no quedaba consensuado. la fecha llegó y no hubo acuerdo de salida, y Reino Unido, pidió posponer el Brexit hasta el 31 de enero de 2020.

El 12 de diciembre de 2019, el Reino Unido celebró elecciones legislativas y os conservadores británicos arrasaron, facilitando el camino a Johnson para la aprobación de sus proyectos de ley en el Parlamento.

El 9 de enero de 2020, la Cámara de Comunes del Legislativo británico avaló el acuerdo de la salida del Reino Unido de la Unión, el 22 de enero lo hizo la Cámara de los Lores, y el 23 lo avaló la reina Isabel II.

El 24 de enero de 2020, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, firmaron el acuerdo sobre las condiciones de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea y ese día, el documento fue suscrito por, Boris Johnson.

Durante el período de transición que comienza mañana, Londres deberá seguir respetando lo que se decida en Bruselas, sede de la Comisión Europea. Pero no tendrá voz ni voto en el Parlamento Europeo, que perderá 73 miembros, mientras el Consejo Europeo pasará a tener 29 integrantes.

Hasta el próximo 31 de diciembre, los bienes y servicios continuarán fluyendo de un lado a otro del Canal de la Mancha sin pagar aranceles y sin restricciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here