El proyecto de ley con el que el presidente estadounidense, Joe Biden, busca promover una inédita reforma migratoria que abriría la puerta a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados ya está en el Congreso.

Para ser aprobada , la iniciativa de Biden debe contar con 60 votos en el Senado de los cuales 10 tendrán que ser de republicanos o se irá a la congeladora como ha sucedido en otras ocasiones.

Asimismo, Estados Unidos reiniciará además este viernes en su territorio el proceso para 25 mil solicitantes de asilo devueltos a México por el Protocolo de Protección de Migrantes, con el apoyo del Gobierno mexicano y agencias de las Naciones Unidas.

Dentro de Naciones Unidas, altos funcionarios expresaron que terminar el Protocolo de una forma ordenada y segura “es un plan preparado por el Gobierno de Estados Unidos, y discutido y acordado con las autoridades mexicanas, así que las autoridades mexicanas están completamente involucradas en esta tarea”.

Más aún, el gobierno ordenó centrar las deportaciones básicamente en quienes representen una amenaza para la seguridad.

El director interino de la agencia migratoria estadounidense, Tae Johnson, dijo que “al enfocar nuestros recursos limitados en casos que presentan amenazas a la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública, nuestra agencia ejecutará de manera más hábil y efectiva su misión de aplicación de la ley”.

“Estamos aquí porque el pasado noviembre 80 millones de estadounidenses votaron contra Donald Trump y contra todo lo que representaba. Votaron para restaurar el sentido común, la compasión y la confianza en nuestro Gobierno”, dijo el congresista demócrata Robert Menéndez en conferencia de prensa virtual.

Melendez agregó que “parte de ese mandato es arreglar nuestro sistema de migración, que es la piedra angular del odioso espectáculo de horror de Trump”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here