La Organización Mundial de la Salud advirtió que muchos países tendrán que revisar las cifras de fallecidos por coronavirus, como lo hizo China.

“Es algo difícil de darse cuenta durante una crisis, identificar todos los casos e identificar todos los muertos” dijo Maria Van Kerkhove, responsable de la gestión de la pandemia de la OMS. Añadió que “podemos esperar que numerosos países se encuentren en una situación similar, en la que tendrán que revisar sus registros y preguntarse: ‘¿los hemos registrado todos?'”.

“Los números pueden cambiar con el tiempo, pero es mejor que se actualicen los datos lo antes posible porque nos ayuda a conocer mejor la situación y a dirigir los esfuerzos colectivos frente a la pandemia”, afirmó por su parte el director ejecutivo de la OMS para Emergencias Sanitarias, Mike Ryan.

Normalmente, el recuento de fallecidos se ve dificultado por diferentes factores como el exceso de trabajo del personal sanitario, que da prioridad a los enfermos, el aislamiento de los pacientes en sus casas o los procesos burocráticos.

La cifra de muertes por coronavirus en China aumentó considerablemente, luego de que las autoridades de la ciudad de Wuhan, donde apareció el brote a finales de 2019, revisó las cifras y elevó en 1,290 la cantidad de decesos. Con esto, el número total de muertos en territorio continental chino subió a 4 mil 632.

El total de contagios en Wuhan también se fue revisado al alza y se fijó en 50 mil 333 casos, con lo que el total de infectados en China superan los 80 mil.

En un comunicado, la autoridad dice sobre esa ciudad de 11 millones de habitantes puesta en cuarentena desde fines de enero, y explica que en el apogeo de la epidemia, el drástico aumento en el número de pacientes en la etapa inicial de la epidemia desbordó los recursos médicos y la capacidad de admisión de los centros médicos. Algunos pacientes murieron en casa sin haber sido tratados en hospitales.

Asimismo, menciona la autoridad china que durante el punto máximo de los esfuerzos de tratamiento, los hospitales operaban más allá de sus capacidades y el personal médico estaba preocupado por salvar y atender a los pacientes, lo que resultó en informes tardíos, perdidos y erróneos.

Más aun, debido al rápido aumento de los hospitales designados para el tratamiento de pacientes con COVID-19, que incluyó centros de salud gestionados por ministerios, la provincia de Hubei, la ciudad de Wuhan y sus distritos; otros afiliados a compañías, así como los privados y provisionales, algunas instituciones médicas no estaban vinculadas a la red de información sobre la epidemia y no reportaron sus datos a tiempo. Finalmente, señalan los chinos que la información registrada de algunos pacientes fallecidos estaba incompleta y existieron repeticiones y errores en los informes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here