La Organización de las Naciones Unidas asegura una medida que ayudará a contrarrestar el cambio climático sería que las personas adopten una dieta basada en alimentos vegetales para proteger el medioambiente, y sugiere aplicar impuestos indirectos a las carnes rojas.

Luego de recoger evaluaciones sobre el uso de los recursos naturales y sus impactos medioambientales, el informe Global Environment Outlook, publicado por la ONU, sostiene que un impuesto sobre las emisiones de carbono podría reducir la contaminación, y reitera que la disminución de los gases producidos por la ganadería impactaría positivamente sobre la generación del efecto invernadero.

El informe expone que la extracción y procesamiento de materiales combustibles como de alimentos representan la mitad de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, y causantes de más del 90 % de la pérdida de biodiversidad.

El documento apunta que esta política de sostenibilidad medioambiental también supone cambios sociales y beneficiosos para los seres humanos, incluyendo la adopción de dietas “más saludables”, a base de alimentos de origen vegetal.

Apunta que las carnes cultivadas en laboratorios también podrían ayudar a reducir el impacto del ganado y otros animales, que representan el 77 % del uso de las tierras agrícolas en todo el mundo.

Los expertos proyectan que para 2050, reemplazando la ingesta de proteína animal con la vegetal, el consumo de carne se reducirá en un 50 %.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here